tecnologia

Profesores mexicanos expanden sus clases a lugares de difícil acceso por medio de la telepresencia.

Luis Eduardo Luévano estaba acostumbrado a recorrer largas distancias desde su casa en México hasta el Tecnológico de Monterrey donde dictaba clases, pero eso nunca había sido un problema para él hasta que un día mientras se dirigía a su trabajo quedó en la mitad de un enfrentamiento entre militares y narcotraficantes.

“Por casi dos horas estuve en medio de las balas y los helicópteros que se unían al enfrentamiento”, relata Luévano.

 

Al director del Tecnológico no le gustó la idea de que sus alumnos o profesores tuvieran que viajar largas distancias para llegar a las clases, ni que en el camino les llegara a pasar algo como lo que había vivido Luévano, así que desde el instituto se optó por usar la tecnología para resolver esta brecha espacial.

Inicialmente, el Tecnológico de Monterrey aplicó la videoconferencia tradicional en sus clases y el curso que dictaba Luévano culminó de esta manera. Por medio de una pantalla de un televisor o video beam los estudiantes podían ver a su profesor y comunicarse con él en tiempo real, sin embargo, la respuesta de los alumnos no fue positiva. Ellos alegaban que la interacción era impersonal y no sentían “auténtica” la clase.

“A los alumnos no les gusta eso porque se despersonaliza el proceso. Empezamos a pensar en qué otras tecnologías se podrían aplicar”, cuenta Luévano. En 2011 desde el Tecnológico comenzaron a desarrollar ‘robots’ de telepresencia, dispositivos a control remoto capaces de desplazarse por el salón que contaban con una pantalla, un micrófono y una cámara para que profesor y alumnos interactuaran en tiempo real. Fuente : El Tiempo